Cuando llegue a vivir a Chile una de las cosas que más me costó acostumbrarme fue lo alejados que estamos de los destinos que para mi desde siempre habían sido mucho más cercanos , los vuelos súper largos se volvieron parte de mi vida y no me quedó mas remedio que acostumbrarme. Ahora un recorrido de 8 horas me parece hasta corto , y es que como todo en la vida, esto también es relativo y teniendo tanto que agradecerle a Chile, esto es un detalle. Lo cierto es que si quieres moverte de Chile hacia Norte America o peor aún para Europa tienes que estar más que preparada para afrontar muchas horas de vuelo. Por todo esto decidí compartir con ustedes y de manera especial para esta época de vacaciones lo que para mi es una de las claves de sobrevivir a estas jornadas teniendo en cuenta que en mi caso al tema “horas de vuelo” le sumo que aunque he tenido la suerte de viajar desde muy pequeña aún no supero mi miedo a los aviones, por todo esto trato de armar una maleta de mano con cosas que hacen que mi travesía sea más agradable y llevadera. Si eres como yo y este tema te preocupa aquí te doy las claves de una maleta que te servirá de aliada para ser más feliz mientras viajas durante muchas horas.

Número 1: un estuche tipo sobre para organizar todo tipo de documentos como pasaportes y permisos de viaje. Esto me permite siempre mantener las cosas ordenadas y me sirve para guardar los tickets de las maletas y las planillas que en algunos casos debes completar para ingresar a ciertos países. Nunca olvido mi lápiz pasta o bolígrafo. Este tipo de estuches existen tanto de marcas típicas de maletas o en tiendas donde vendan accesorios y carteras seguro podrás conseguir alguno.

Número 2: mi cosmetiquero con maquillaje básico para llegar presentable a mi destino, un polvo compacto , un blush y un lipstick, con estos tres productos podrás mejorar tu aspecto para aterrizar con la mejor cara posible.

Número 3: una versión mini de alguna crema hidratante de cara y de manos. Generalmente guardo las muestras que te regalan ya que son del tamaño ideal para que no te ocupen espacio y no te pongan problemas por llevarlas en la mano. Si no tienes muestras procura comprar versiones mini de lo que necesites ya que existen restricciones en el transporte de cosas líquidas. 

Número 4: un mini kit dental ya que si no tienes el privilegio de viajar en “business” este tipo de amenities no te los dan y son súper necesarios para sentirte fresca.

Número 5: un splash refrescante en versión pequeña. En the body shop hay versiones pequeñas súper ideales. 

Número 6: unas toallitas desmaquillantes. Estas te ayudarán a refrescarte y a limpiar tu cara y sentirte renovada.

Número 7: algún analgésico por si me ataca el dolor de cabeza. 

Número 8 : unos calcetines abrigados para capear el frío del avión y mi antifaz por si me ataca el sueño. Procuro llevar unos calcetines de los que sirven para caminar descalza para así estar cómoda y poder moverme por el avión.

Número 9: elementos electrónicos que me ayudan a pasar el tiempo, cargador del celular, iPad , audífonos. La gente que tiene kindle puede sustituir el iPad por este gran aliado que lleva tus libros favoritos a donde vayas de la manera más liviana.

Número 10: revista de moda y algún libro que esté leyendo o que tenga muchas ganas de leer hace tiempo. En tantas horas he leído hasta un libro completo y me ha ayudado a sentir mucho menos el paso del tiempo.

Número 11: almohada de avión. Aunque uno las subestime la verdad es que te ayudan a tener un punto de apoyo de la cabeza y si eres de las que puedes dormir te servirá muchísimo. 

Aunque parezca una lista muy larga la mayoría son cosas no ocupan mucho lugar y que te ayudarán a distraerte y a llegar de la mejor forma posible sea cual sea el propósito de tu viaje y sea cual sea el lugar de destino !