Para mí no existe mejor plan que reunirme con mis amigos y preparar algo rico, uno de los platos que nunca falla y al cual prácticamente nadie puede resistirse es una buena Pizza casera, la diferencia se nota y aunque muchos crean que es algo complicado Adriana nos lo hace fácil explicándonos los secretos de su preparación paso a paso de forma sencilla y entretenida tal como nos tiene acostumbrados a través de su blog @adrianacotte. Así una vez más en la sección de “invitados a mi vestier” Adriana nos anima con su estilo único e inigualable. Sin más rodeos solo me queda darles mi palabra que esta pizza es de las mejores que he probado en mi vida.

Adriana nos cuenta:

Mi Pizza: fácil, from scratch 🍕

Quién no ama una pizza?. Yo preparo esta pizza fácilmente dos veces al mes, ya le perdí el miedo y ya se me hace tan simple que no me parece “un trabajón”. Hace poco una amiga me preguntaba “cómo te da tiempo?”… la verdad es que es como preparar cualquier cosa, la única diferencia es que divides el tiempo de acción en 2: masa y pizza. Es un tiro al piso: yo a veces llego del trabajo, y directamente hago la masa y la dejo leudando; luego voy, me baño, me relajo, me pongo cómoda, y ya seguramente pasó una hora (o más jeje) y es momento de poner manos a la “masa”.

Importante para que no me tilden de loca: mi declaración de lo fácil que es esta receta DEPENDE FUNDAMENTALMENTE de que tengan batidora. A mano es otra historia… No es que sea difícil, la hice así durante muchos años y con la misma frecuencia, pero no sería tan boluda de decir que “es muy fácil”: es más engorroso porque quita más tiempo y ensucias el mesón porque la mezcla la haces ahí.

Les voy a dar la receta para hacer dos pizzas rectangulares, de las que pueden comer 3-4 personas:

1.     Vamos a mezclar 7gr de levadura seca (viene en polvito), 1 cucharadita de azucar morena, 2 cucharadas de aceite de oliva en 325ml de agua tibia. Es importante que sea tibia y no caliente. Si tienen batidora tipo Kitchenaid, háganlo directamente en ese bowl (la grasa de la mezcla después evitará que la masa se pegue tanto).

2.     En otro bowl, unimos 500gr de harina panadera (o si quieren más crocancia: 400gr de esta harina con 100gr de remolina), con 1 cucharadita de sal.

3.    Cuando hayan transcurrido unos 5 minutos de la levadura en la mezcla con el agua, es momento de unir la con la harina:

    * Si tienen Kitchenaid, usen el gancho para mezclar, y simplemente pasan la harina al bowl y pongan a funcionar en velocidad baja hasta que la masa esté homogénea y se suba sola por el gancho.

 

    * Si van a amasar a mano, pongan la harina y la sal sobre el mesón, y hagan un hoyo en el centro, como si fuese un volcán  Ahí echan el líquido, y con un tenedor empiezan poco a poco a unir todo. Cuando esté firme, pueden usar las manos para amasar, y esto puede demorar unos 10 minutos, estirando y recogiendo la masa hasta que esté homogénea. No se asusten porque es pegajosa al principio.

4.     Dejen la masa en forma de bola cubierta con un paño en un sitio cálido (yo la meto en el horno apagado). Dejen leudar 1 hora.

* AQUÍ SE VAN A DESCANSAR, CONVERSAR, O LO QUE QUIERAN HACER *

5.     Habiendo pasado la hora, es momento de preparar lo demás: sacamos la masa del bowl, ponemos harina sobre el mesón y dividimos la masa en la cantidad de pizzas que vayamos a hacer. Hacemos unas bolitas individuales y cubrimos nuevamente con un paño limpio para que leuden un poco más. Mientras tanto vamos haciendo otras cosas:

6.     Prendemos el horno a máxima temperatura, y colocamos la rejilla en la parte más baja. Si tienen una piedra para pizza, estupendo, yo voy a comprarme una que ya tengo divisada 👀.

7.     La salsa yo la hago con trampa descarada: compro esos potesitos de 200gr de salsa de tomate lista, pero natural y la pongo a valer con: tiritas de albahaca, ajo, sal, pimienta y aceite de oliva. También pueden hacer la trampa máxima y comprar una salsa especial para pizza (la de Mutti es divina) y chao 👋.

8.    Es hora de armar la pizza! Como ya ha pasado un rato más, nuestras bolitas de masa deben haber tomado una forma redondita otra vez, y es momento de estirarlas. Pueden hacerlo con rodillo (uslero) o con la mano. A mí me gusta que queden delgaditas, y esta cantidad de masa me alcanza para dos pizzas medianas-grandes, “rectangulares”, que coloco en bandejas para horno previamente engrasadas con aceite de oliva y un poco de harina.

9.    Después incorporan los agregados: la salsa de tomate: no hay necesidad de exagerar y que quede asopado .. con un poco bien distribuido da humedad y sabor suficiente. Uso 500gr de mozzarella, lo cual es una tremenda exageración, pero no estamos aquí para juzgar jaja; y, aunque yo soy fanática de las pizzas sencillas, pueden sumar cualquier otro ingrediente que les guste: jamón, salame, champiñones, tomate en rodajas, you name it!, dibujo libre.  

10.    Cuando la pizza está armada, rematan con un chorrito de aceite de oliva y para el horno! Nunca he tomado el tiempo para saber cuándo está lista, pero tienen que ver que el queso esté derretido, y que la masa esté ligeramente dorada por debajo.

Listo!

Parece mucho pero les juro que se hace sin mucho drama, incluso si lo hacen a mano. El sabor de esta masa es delicioso, y les doy un tip para servir: lo más práctico es pasar la pizza a una tabla grande, y picarla ahí. Ahí no luchamos contra los bordes de la bandeja y a la vez evitamos que esta se raye.